Benlly_Hidalgo_Expertos

Los errores más comunes de las empresas a la hora de hacer marketing digital

Partamos con el hecho de que en el mundo del marketing no hay leyes divinas. Lo que para algunas organizaciones ha sido el mayor error de su historia, para otras puede ser su mayor logro. Lo importante aquí es estudiar muy bien el plan antes de lanzarlo al público, y con esta premisa, este texto invita a evaluar algunos aspectos a los que muchas veces no se les presta la suficiente atención. Una buena forma de entrenarse en el arte del marketing digital es aprendiendo de los errores ajenos para no cometerlos en el futuro. Probablemente, entre más posibilidades tenga contempladas, con mayor facilidad actuará frente a un problema o un cabo suelto y esa campaña de marketing digital a la que tanto empeño le puso termine siendo un éxito asegurado. No tener claros los objetivos:

Muchas veces al lanzar una estrategia de marketing digital se pasan por alto asuntos que son clave para el éxito de la campaña. Estos pequeños errores, que bien pueden ser por descuido o por falta de planeación, llevan a que los resultados no salgan como se espera, perdiendo así todos los esfuerzos y recursos invertidos. Uno de los principales errores es no fijar previamente los objetivos que se esperan cumplir con la estrategia. Establecer metas medibles, ya sean de manera cuantitativa o cualitativa, serán de gran ayuda para evaluar la campaña una vez termine, pues la mejor manera de saber si fue efectiva o no es a través de indicadores que permitan también ser un norte para futuras estrategias y si es el caso, repetir o cambiar el plan para la siguiente ocasión. Así mismo, tener claros cuáles son los objetivos a lograr permite enfocar con mayor éxito la estrategia y su público. Cabe decir que hacer diagramas, mapas, rayar y tachar son excelentes estrategias para aterrizar las ideas en algo más entendible. Es bastante común encontrarse con personas en el mundo del marketing digital que tienen ideas brillantes, pero no saben explicarlas ni mucho menos ejecutarlas. Así que escribir o dibujar siempre será una buena manera de empezar a concretar. Enfocar mal al público o dirigirse de forma incorrecta:

Este aspecto va muy de la mano con no tener claridad de los objetivos, pues en muchas ocasiones la campaña tiene mucho potencial, pero se dirige hacia un público equivocado o no se tienen en cuenta aspectos relevantes sobre cómo es el target al que se busca impactar. Con cada estrategia de marketing digital que se desee realizar es vital estudiar bien al público. Es importante conocer sus posibles motivaciones de consumo, su perfil socioeconómico y más aspectos que estén ligados a la experiencia de la preventa, venta y posventa para así garantizar que su experiencia con la marca sea útil y placentera. Además, es necesario cuidar aspectos como los tipos de contenidos, lenguajes y canales que se usarán. Cada uno de ellos debe ser planeado con cuidado para que le llegue al usuario adecuado de la mejor manera y en el momento correcto. Muchas veces dirigirse de forma apresurada o enviarle el mensaje al target incorrecto puede ser más dañino para la campaña de lo que se creería. Cree un universo o un mundo de posibilidades. ¿Cómo le puedo hablar a aun adulto mayor sobre incontinencia sin que se avergüence?, o ¿Cuál es la mejor manera para vender un servicio de masajes sin que se malinterprete? Todas estas son cuestiones validas aunque no sean parte de su portafolio. Entrenarse en este aspecto le ayudará a ser más ágil en el futuro cuando deba llegarle a un público difícil o deba promocionar un producto o servicio que a simple vista parezca no ser muy prometedor. Subestimar o sobreestimar los canales:

Hay quienes piensan que Facebook e Instagram son las únicas grandes formas de llegarle a los usuarios, pero existe mucho potencial en otras plataformas que la mayoría de veces los directores de las estrategias de marketing digital no tienen en cuenta. Por ejemplo, si lo que se busca es llegarle a un nicho pequeño y particular, la respuesta más efectiva puede ser encontrar las microredes en las que se mueven estas personas, bien sea otras redes sociales menos populares y masivas o grupos dentro de Facebook, Twitter, etc. Otro aspecto que suele pasarse por alto es que hay ocasiones en las que un SMS o un email puede ser mucho más efectivo que una pieza publicitaria paga en Facebook, por ejemplo. No debemos olvidar que los celulares siempre están con nosotros, pero si lo que busca es enviar un mensaje corto y con urgencia, estas alternativas pueden ser mucho más efectivas, pues están ahí y no hay que buscarlas en un mar de publicaciones que compiten entre sí en plataformas como Instagram, por ejemplo. Es importante también mencionar que como la premisa de las redes sociales es la interacción, por ende el diálogo entre usuario y marca debe ser sólido y cultivado en el respeto y la confianza. Entre mayor sea el vínculo con su público objetivo, mejor será la respuesta de su estrategia. Falta de transparencia

Una de las estrategias que más popularidad ha cogido recientemente en el marketing digital es dotar a la marca de una personalidad, algo que se evidencia tanto en las publicaciones en redes sociales como en la comunicación con el cliente. No obstante, muchas empresas no estudian bien qué clase de “persoanlidad” es la más indicada para su producto o servicio y terminan adoptando lo que más les parece “agradable” sin considerar un mundo de aspectos. Este es un error bastante común porque sin intención se termina por enviar un mensaje equivocado y el público se lleva una imagen de falsedad que se traduce en desconfianza y traición, dos palabras con las que nadie quiere que lo asocien. Tenga claro qué es lo que está esperando ofrecer, a quién y para qué. Tenga en cuenta que la persevera rancia es clave en el triunfo, las grandes ideas no llegan solas ni el éxito se logra en el primer intento. Intentar y equivocarse son partes necesarias del proceso, tanto para mejorar en la próxima ocasión como para fortalecer aspectos como el trabajo en equipo. Cuando se encuentre en una situación en la que parezca que las cosas no responden como se espera revise nuevamente los procesos y las decisiones tomadas. Tenga claro que a veces, si todo está bien estructurado, se trata de confiar en la estrategia, pero hay otras veces en las que una segunda opinión no está de más. 

1 comentario en “Los errores más comunes de las empresas a la hora de hacer marketing digital”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *