¿Cómo puede ayudar a tu inteligencia emocional un coach emocional?

¿Nos damos cuenta en el día a día cómo emociones dolorosas y bloqueos emocionales, pueden alterar nuestra vida diaria? Muchas veces tenemos que lidiar con sucesos y situaciones muy difíciles que nos han ocurrido, y lo hacemos sin ayuda de los demás. No tenemos más remedio que afrontar nosotros mismos estas situaciones, y en ocasiones, pueden llegar a ser algo muy duro y doloroso.

Un buen coach emocional, sabrá ayudarnos a interpretar estas emociones y adaptarlas de la mejor manera posible, a nuestra vida. Nos comprenderá porque ya ha visto casos como el nuestro anteriormente y esa experiencia, hará de palanca para ayudarnos mejor con nuestras emociones.

Preguntas que hay detrás de un coach emocional.

¿Se puede cambiar o es incluso, lícito, alterar la forma de pensar de una persona?
¿Cómo sabemos si nuestra forma de pensar es correcta, o nos está haciendo daño a nosotros y a los que nos rodean?
¿Hay emociones que sean más inteligentes que otras?

¿Se pueden cambiar los sentimientos y pensamientos de una persona mediante una técnica determinada?

Cada persona es diferente, y cada coach emocional también. Lo que si es cierto, es que hay pensamientos muy negativos para las personas y que requieren ayuda.

No es fácil sobrellevar la pérdida de un ser querido, una situación laboral estresante, una relación familiar tóxica u otros muchos ejemplos, de situaciones, que nos pueden generar pensamientos o comportamientos nocivos o negativos para nuestra persona y para los que nos rodean.

No hay una técnica 100% efectiva, ni un profesional 100% efectivo. Pero con trabajo, comprensión de la persona, y con voluntad, se pueden conseguir grandes avances y mejoras en cualquier tipo de contexto y de situación.

Técnicas que puede usar un coach emocional.

1. Preguntas que te hagan autoanalizarte. No hay nada como que alguien nos guíe en la manera de vernos a nosotros mismos, y nos cuestionemos ciertos comportamientos.
2. Cuestionar nuestra existencia y nuestra relación con el mundo. Cómo entendemos nuestro entorno y todo aquello que nos rodea.
3. Potenciación positiva de todo lo bueno que tenemos. Muchas veces, lo negativo se apodera de nosotros y no somos capaces de ver todo lo bueno que hacemos o hemos hecho. Que alguien nos lo recuerde, puede tener un efecto realmente positivo.
4. Aceptar las emociones. Teniendo en cuenta las experiencias anteriores que hemos vivido, hay que entenderse a uno mismo para poder alcanzar un cambio.
5. Se pueden cambiar las emociones mediante una repetición intensa de cómo queremos llegar a sentirnos, hasta hacer propio ese sentimiento.
6. Meditación. Una técnica antigua pero que sigue siendo muy poderosa, un sentimiento de frustración o negativo, debe afrontarse con calma y sin estrés, poder controlar nuestras emociones nos hará ser capaces de controlarnos y mejorar nuestra manera de ver las cosas.

Lo que un coach emocional no debería suponer para ti.

Una cosa es cambiar algo de nuestra persona que es muy negativo, y otra es cambiar algo que nos nos parezca tan malo y además no estamos dispuestos a hacerlo.

Un cambio supone cuestionarse muchas cosas y comportamientos de uno mismo, lo que supone romper con viejas maneras de afrontar la vida, y reconocer que no estás en lo cierto o que te estás comportando de una manera errónea.

Un cambio superficial no es algo que debas buscar con un coach emocional. Puede ser que necesites que alguien te escuche, pero realmente no estás buscando un cambio. Piensa en ello antes.

Todos tenemos algunas creencias y opiniones arraigadas que no dependen de una experiencia concreta. Esto quizá no debas cambiarlo, tampoco.

Un coach emocional no tiene que crearte desconfianza o miedos por como estás actuando, todo lo contrario, debe apoyarte y empoderarte para cambiar y mejorar sin miedo a lo que pueda suceder.

Cada persona debe tomar sus propias decisiones, nadie se conoce mejor que uno mismo, y por ello hay que actuar con responsabilidad hacia nuestra persona.

Cuando alguien empieza un proceso de coaching, se compromete con el coach emocional, de manera que la responsabilidad de conseguir aquellos objetivos planteados es algo inherente a la propia persona, el profesional que te está ayudando sólo actúa de guía para que te des cuenta de qué necesitas cambiar para dejar de sentirte mal y evitar estar atormentado.