','

'); } ?>

¿Tienes una amplia cartera de clientes, pero aun así no estás contento con el tipo de público que acude a tu negocio? Quizá sea porque has enfocado mal tu modelo de negocio, o porque no has sabido identificar con la suficiente precisión a tu público objetivo.

Es un hecho que todos nosotros, por necesidad, recurriríamos sin dudarlo a clientes que aunque no encajasen del todo con nuestra idea de cliente ideal, pudiesen ofrecernos los ingresos que necesitamos. Algo que como recurso está bien, pero que no debe convertirse en algo habitual. ¿Por qué? Porque con tu negocio no debes conformarte, siempre debes esforzarte por ofrecerle lo mejor.

Si quieres disfrutar y sentirte a gusto con tu cliente, una de las claves más importantes es captar la atención de tu público objetivo, ya que de esta forma te será mucho más sencillo dar con tu cliente ideal.

El problema está en que no siempre se tiene del todo claro quién es y cómo es ese cliente ideal o a qué público objetivo debes apuntar, por ello en este post quiero daros las claves para identificar a vuestro público objetivo y, lo más importante, conseguir captarlo. Si tienes un negocio, toma nota porque esto te interesa.

Antes de nada, ¿qué es público objetivo?

Target Audience

El público objetivo, al que también conocemos como target, se trata de ese público al que van dirigidas las acciones del plan de marketing de tu negocio, y cuyo objetivo es venderle tus productos o servicios.

Respecto a tu cliente ideal, es muy probable que se encuentre dentro de tu público objetivo, aunque podría darse el caso de que no fuese así. El cliente ideal es esa persona con la que te sientes a gusto y satisfecho trabajando, tanto que te gustaría que el resto de tu cartera de clientes coincidiese con su perfil.

Es fundamental identificar a tu público objetivo, ya que de lo contrario será mucho más fácil que falles, viendo como tu cartera de clientes está mucho más vacía de lo que esperaba en un primer momento. Además, apuntando directamente a tu público objetivo, sacarás una mayor rentabilidad a tu negocio.

Cada tipo de público precisará de diferentes tipos de lenguajes, imágenes, precios, canales de promoción y modelos de distribución. Evidentemente, no será lo mismo captar la atención del público infantil que de un público relacionado con el sector finanzas, por ejemplo.

No trates de llegar a todo el mundo, sino que optimiza tus recursos y céntrate en ese público que realmente pueda estar interesado en lo que ofreces, ya que de este modo tendrás muchas más posibilidades de alcanzar el éxito. Quien mucho abarca, poco aprieta.

Diferencias entre público objetivo y cliente ideal

Como ya hemos dicho, aunque es muy probable que tu cliente ideal se encuentre dentro de tu público objetivo, no tiene por qué ser así; las diferencias son apreciables.

Público objetivo hace referencia a ese grupo de personas que cumplen con un determinado perfil, y que necesitan lo que ofreces, por lo que es mucho más probable que acaben comprando tus productos o contratando tus servicios.

Por otro lado, al hablar de cliente ideal estamos hablando de tu cliente perfecto, que por lo general reúne las siguientes condiciones: necesita lo que ofreces, cuenta con el dinero suficiente para obtenerlo, y no pone problemas a la hora de pagarlo.

Consejos para dar con tu cliente ideal

consejos-cliente-ideal

Factores demográficos

Lo primero de todo es saber si tu cliente ideal debería ser un hombre, una mujer, o los dos. Qué edad debería tener, que educación que ha recibido, su lugar de residencia, ingresos medios, estado civil, profesión, etc.

Preferencias y hábitos

Una vez claros los factores demográficos, lo siguiente será conocer cuáles son las preferencias y hábitos preferidos de tu cliente ideal. ¿Qué le gusta hacer? Interésate por lo que le gusta, y de esta forma te será mucho más sencillo llegar a él a través de la publicidad, redes sociales, etc.

Hábitos sociales

Céntrate también en sus hábitos sociales, como en que redes sociales se mueve y cada cuánto las utiliza, uso que hace del correo electrónico, etc.

Factores psicológicos

Por último, los factores psicológicos también desempeñan un papel protagonista. Qué necesidad tiene tu cliente, sufre algún problema, tiene algún tipo de deseo o interés, cuáles son preocupaciones principales…

Crea el perfil de tu cliente ideal

crear-perfil-cliente-ideal

Con todos estos datos claros, el siguiente y último paso será crear un perfil, a modo retrato robot, de tu cliente ideal. Crear un perfil te será de gran ayuda para captar a tus clientes ideales, ya que si has conseguido dar el clavo, también habrás conseguido captar su atención y que se sientan identificados.

Recopila toda la información que has ido obtenido, y trata de responder al mayor número de preguntas posibles, de una manera original y directa. Crea un avatar, ponle nombre y apellidos, e intenta crear una historia que sea capaz de convencer y de hacer que tus clientes se sientan identificados con ella.

Aquí te dejamos un ejemplo muy interesante y que nos ha gustado mucho del retrato robot del cliente ideal de una web especializada en las pestañas de mujer.

Ya lo sabes, si todavía no conoces a tu público objetivo y no has conseguido captar a tu cliente ideal, sigue los consejos que te hemos dado y ponte manos a la obra. Una vez lo hagas, tu negocio solo mirará hacia arriba. ¿A qué estás esperando?